que-alimentos-son-probioticos

¿Qué alimentos son probióticos?

Puede que hayáis oído hablar de ellos al médico o al nutricionista, que hayan surgido en una conversación sobre dietas o que, hayáis leído sobre ellas en alguna revista de actualidad o en algún blog, pero, a estas alturas es difícil no conocer el término “probiótico” y, además, algunas de sus características más importantes.

Los probióticos son…

Por si aun hay alguien que no lo saben, los probióticos son unas bacterias “buenas” que viven en el intestino y que favorecen una buena salud del aparato digestivo, o lo que es lo mismo, la flora intestinal.

Una flora intestinal rica es esencial por varios motivos, desde la mejora del tránsito y la reducción de problemas de hinchazón o gases, hasta la disminución de las posibilidades de desarrollar tumores y cánceres en intestinos o colon.

La flora intestinal de cada persona es distinta, y puede variar a lo largo de la vida, además, el hecho de que un grupo de bacterias concreto esté en simbiosis con el intestino de una persona, no quiere decir que sea igual de saludable para otro. Lo que se conoce desde hace poco es que, la flora intestinal no solo cambia, sino que además se puede mejorar incluyendo ciertos alimentos…

Pero, ¿qué alimentos son probióticos?

El producto probiótico por excelencia es el yogur, aunque mejor que los yogures tradicionales son las variedades caseras (o los elaborados en casa); los yogures elaborados a partir de leche de cabra son más ricos en bacterias probióticas.

Hace algunos años, era difícil de encontrar kéfir, pero ahora, este tipo de lácteo de origen búlgaro está presente en muchos supermercados, y es considerado como un excelente aliado para mejorar la salud intestinal, ya que cuenta con bacterias probióticas.

Y los más golosos tampoco tienen por qué quejarse, porque el chocolate negro es una excelente fuente de probióticos, así que un par de onzas al día no solo resultan un buen antidepresivo, sino que favorecen la mejora de la flora intestinal.

Algas, infusiones de tés o encurtidos también se pueden convertir en buenos aliados para mejorar la salud digestiva.